viernes, 31 de julio de 2015

...echo de menos


Bueno, 
la verdad es que echo de menos ir de tu mano 
por ese París de amplio escote,
que vierte por sus pezones
los puentes del Sena.
Echo de menos
la quietud al caminar por Lisboa
con su lenguaje semejante 
y enmascarado
donde se puede ver el otro lado del charco.

Hoy, 
tan sólo observo la ventana de siempre 
la de casi todos los otoños y te echo de menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario