jueves, 10 de marzo de 2016

No somos más que dos.

Somos mucho más que dos,
somos un evangelio
un manuscrito de fragmentos impíos,
un dueto de arcángeles sacrificados
adeptos a interpretar los símbolos.
Somos soldados de una milicia
de querubines con estigmas en la piel,
una obcecada muchedumbre de viernes,
una galaxia, dos mitades.
Aves salvadas del lodazal,
una bandada planeando sobre la ciudad,
ahora sepultada bajo el asfalto.
Tenemos una dinastía de pájaros huérfanos.
No somos más que dos hemisferios,
y somos tantos a la vez.
No somos más que dos,
siéndolo todo.

Canet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario