miércoles, 9 de marzo de 2016

Cuando estoy jodido.

Cuando estoy jodido, 
cuando me siento entristecido,
me nacen enramadas en los hombros,
sobre la carne se expande una costra
y travesaños de madera son mis extremidades. 

Del flequillo suspenden hojas marchitas
sin confianza verdosa en los nuevos retoños
ni alivios celestes sobre el follaje
que los latidos esbozan en el firmamento.

Cuando estoy jodido,
cuando me siento entristecido
afloran de mis manos
semillas amargas de tristeza
y una savia que duele recorre los brotes.

Exhibidos a la inclemencia del exterior
tiritan los pájaros
que habitan en los nudos de mi tronco
de estrías ásperas,
confusos por la espesa pena
que logra convertirme en árbol.

Canet

No hay comentarios:

Publicar un comentario