jueves, 6 de agosto de 2015

En paz.

Por la complexión ametrallada de la cortina 
se cuelan las primeras líneas de luz de un sol otoñal. 
Van indicando los cuerpos de las cosas 
aun adormecidas en el salón. 

Es el momento de la desidia sagrada, 
la que no entra en el grupo de faltas,
porque no es una desidia de crear,
que esconde la de existir,
sino placentero desinterés
a la completa realidad 

del pensamiento en paz que,
en estos momentos, aun temprano,
encuentra en sí su ocupación.

Canet

No hay comentarios:

Publicar un comentario