martes, 20 de octubre de 2015

No me vengas.


-No me vengas con tus océanos de temores inesperados. 
Ni con tu vacilación escondiendo cobardía. 
No me vengas con interrogaciones 
que no desean soluciones. 
Ni con la argumentación de extremidades 
agotadas de tanto remar. 
No vengas con movimientos sosegados 
que alardean seguridad, 
ni con certezas que bien podrían ser trapecistas en paro. 
No, no me vengas con tu pose circunspecta 
determinando qué es justo y que no. 
No me vengas con filosofías argentinas 
de esas asequibles, 
cuando bien vendría un silencio rotundo, 
y no me vengas con que te joden mis protestas 
porque a mí, 
me consume la ineptitud de tus acciones.- 

Entonces dije: "-Creo que ni yo lo podría haber dicho mejor"- 
Y llené otra copa de vino...

Canet

No hay comentarios:

Publicar un comentario