jueves, 15 de octubre de 2015

Detalles.


Hoy disfruto de una vida amarrada a la madre tierra, 
mañana seré mucho más grande, como dos Canet 
en un planeta de brújula inalterable. 
Siempre ha radicado en esos detalles, 
en perseguir los sueños y consumirlos; 
la inseguridad debe ser un problema gástrico 
o un daño colateral de aquella niñez 
que siempre intento olvidar. 

Tan solo conozco dos idiomas, el silencioso es mi favorito 
y veinte horas de vigilia como veinte uñas, 
locura completa con su cordura 
rimando en mi sistema respiratorio. 

Qué linda es la palabra titubeo 
me gustaría tanto saber bailar. 

Llevo ya algunos años transitando 
por esta perpetuidad de senderos poéticos 
y se obstaculiza esta sensación de tener siempre 
algún asunto por terminar, 
y mi vida en un cajón de madera 
que no es mía 
ni del tipo de ojos castaños. 

A día de hoy tengo a los miedos encarcelados, 
el mimetismo aguzado, y mañana 
mañana dejará de dañarme el pasado. 
Sencillamente ojos con más brillo 
y menos cabello, algunas canas 
y no obstante 
esta carne, músculo que palpita y entrañas, 
pellejo y felpudo de palabras, 
este corazón y el tuyo son los únicos 
que me acompañan 
hasta que no haya más puestas de sol 
y me cubra el musgo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario