jueves, 26 de noviembre de 2015

Un mayo cualquiera

Hace un milenio - o en otra vida-
te rogué que me señalaras
cuál de todos esos astros 
que estábamos pisando
eras tú
y me señalaste el más cercano.

No me sorprendió la proximidad,
me extrañó que aparecieras bajo mi paraguas
con una sonrisa y tu corazón galopante
ofreciéndomelo entre tus manos.

No pienses en mí
y no dejes de soñarme
escribiste sobre el diluvio,
más tarde
comenzó a soplar la brisa esperada 

de un mayo cualquiera.

Canet

No hay comentarios:

Publicar un comentario