lunes, 23 de octubre de 2017

Un hombre común

Con cuarenta
he encontrado el amor, la poesía y las heridas.
La vida es más auténtica, 
no he dicho más tranquila, solo más auténtica.
Miro por la ventana y escribo, 
pienso en Silvia y en los niños,
también en la sinrazón de cada día
y siento que me duele y me hiere.
Todo esto me fuerza a concebir color y luz,
a quitarme la ropa negra como quien se quita
los calcetines
para a caminar descalzo por la noche,
para llorar en secreto.
Ahora observo a un hombre común,
pienso que la vida se mantiene
y que toda herida tiene audiencia,
aunque sea el amor, la poesía o las lágrimas.

Canet

No hay comentarios:

Publicar un comentario